MEGABANNER

Cuentos para portase bien en la escuela "Incluye Actividades"

Cuento de valores. "para portarse bien el colegio"

Fomentar los valores a través de cuentos.

En las aulas de Educación Infantil y en el primer ciclo de Primaria, nos encontramos con niños que presentan dificultades de conducta, falta de hábitos y de habilidades de interacción social. Algunas de estas dificultades son más habituales, por ejemplo: desobedecer, estar en las nubes, pegar a los otros o decir palabrotas; en otros casos, los comportamientos son menos frecuentes: morder, usar pañales o presentar problemas de comunicación.



Cuentos para portarse bien en el colegio es una colección de 26 cuentos para niños de tres a ocho años y en algunos casos se pueden utilizar también con niños mayores. Están destinados principalmente a las maestras y maestros de niños/as de estas edades, con la finalidad de ayudar a mejorar los problemas de conducta en clase y fomentar comportamientos adecuados en el contexto escolar.




Cada cuento es independiente y está dedicado a una problemática concreta. Todas las narraciones tienen un animal protagonista que es alumno en una escuela. La mayoría de ellos presentan dificultades de conducta, como La osa Rosa que no quiere trabajar, o El conejo Bermejo que no atiende a las explicaciones. Otros personajes ofrecen comportamientos que sirven de modelo para los niños, como El pingüino Lino que tiene un truco para hacer amigos o El gusanito Sito que trabaja muy bien en clase. Tres cuentos están destinados a situaciones más específicas: alumnos extranjeros y sus compañeros, la integración de alumnos discapacitados y el acoso escolar. Los cuentos pretenden enseñar a los niños una estrategia (que suele llamarse «truco») para ir superando las dificultades.

Son breves. Los cuentos largos en estas edades tienen el peligro de no mantener la atención de los niños que más lo necesitan o de ser interrumpidos por necesidades tan vitales como ir al baño. Utilizan un lenguaje que no ha tenido la pretensión de ser literario, al contrario, lo más cercano y comprensible para estas edades. Tienen la intención de ser próximos a la realidad de los niños, por ello, las situaciones, comportamientos e incluso el desenlace de los mismos intenta ser creíble y realista para servir de modelo veraz.

Las maestras y los maestros pueden utilizarlos en las situaciones que habitualmente dedican a los cuentos en el caso de Educación Infantil, y en el área de Lengua o de Conocimiento del Medio en el caso de Educación Primaria. Así mismo, pueden introducirlos como actividades en los planes de acción tutorial.

Todos los cuentos se acompañan de un planteamiento educativo donde se concretan los destinatarios, objetivos, contenidos, estrategia o «truco» que enseña, valores que transmiten y otros comportamientos para los que puede utilizarse el cuento. Además, se han añadido unas actividades y orientaciones para trabajarlos, distinguiendo entre Educación Infantil y Educación Primaria. Las actividades principales se centran en cómo tratar desde el aula los problemas de conducta referidos, aunque también incluyen actividades de comprensión, diálogo y profundización del cuento.




El cuento es un género muy particular. Contar un cuento es algo más que leerlo en voz alta. Las maestras y maestros suelen ser auténticos artistas en esta labor: saben crear ambiente, realizar «efectos especiales», añadir situaciones, acompañarlos de imágenes... Se ha incluido un Anexo con orientaciones para aquellos que aún no dominan del todo esta técnica. Por último, se han añadido dos índices temáticos: uno sobre comportamientos que se trabajan en los cuentos y otro sobre los valores que intentan transmitir, que pueden ayudar a la hora de seleccionarlos.





A Continuación les dejo los:


Share on Google Plus

About Misalondeclasesvirtual

0 comentarios:

Publicar un comentario